Queísmo y dequeísmo

Queísmo y dequeísmo suelen ser dos fenómenos frecuentes entre los hablantes. Para algunos es muy difícil evitarlos. En el dequeísmo aparece la preposición “de” delante de la conjunción “que” cuando sintácticamente no se exige: *Pienso de que deberías explicar de nuevo. *Opino de que deberían ir solo dos alumnos. Las formas correctas serían Pienso que deberías explicar de nuevo y Opino que deberían ir solo dos alumnos.

Para saber si la preposición es necesaria, conviene sustituir la frase que se introduce con “que” por un complemento nominal, con el fin de comprobar si permanece o no la preposición. Por ejemplo: Me acuerdo de que eras muy travieso = Me acuerdo de tus travesuras.

El fenómeno contrario al dequeísmo es el queísmo o supresión de la preposición “de” cuando sí es necesaria: *No cabe duda que la gente es buena. *No se dio cuenta que lo perseguían. *Estoy seguro que va a llover. Las formas correctas serían No cabe duda de que la gente es buena, No se dio cuenta de que lo perseguían y Estoy seguro de que va a llover.

3 comentarios en “Queísmo y dequeísmo

  1. Juan pablo dice:

    Muy Bueno :)

  2. clarybel dice:

    esta informacion esta muy interesante es de mucha a yuda…

  3. brian dice:

    no me sirvió, osea no entendí. Como hago para darme cuenta, del dequeismo y queismo, si los ejemplos que diste para mi están bien, osea
    ejemplo; no se dio cuenta que lo perseguían, para mi suena bien, y suena mal si digo. ejemplo: no se dio cuenta de que lo perseguían.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>