Macho y hembra en sustantivos epicenos

Los sustantivos epicenos son sustantivos de un solo género que designan seres vivos (animales, plantas o personas), pero que no poseen ninguna marca formal que permita determinar su sexo. Por ejemplo: “serpiente” es un sustantivo epiceno de género femenino, si decimos: La serpiente me atacó, no se sabrá si es una serpiente macho o hembra. Precisamente para diferenciar el sexo de la realidad designada por los sustantivos epicenos referidos a animales se utilizan los términos “hembra” y “macho”.

La concordancia se ciñe al género del sustantivo epiceno: El sapo hembra es muy ruidoso, no *El sapo hembra es muy ruidosa; La rata macho es peligrosa, no *La rata macho es peligroso.

Los sustantivos epicenos son sustantivos de un solo género que designan seres vivos (animales, plantas o personas), pero que no poseen ninguna marca formal que permita determinar su sexo. Por ejemplo: “serpiente” es un sustantivo epiceno de género femenino, si decimos: La serpiente me atacó, no se sabrá si es una serpiente macho o hembra. Precisamente para diferenciar el sexo de la realidad designada por los sustantivos epicenos referidos a animales se utilizan los términos “hembra” y “macho”.

La concordancia se ciñe al género del sustantivo epiceno: El sapo hembra es muy ruidoso, no *El sapo hembra es muy ruidosa; La rata macho es peligrosa, no *La rata macho es peligroso.

7 comentarios en “Macho y hembra en sustantivos epicenos

  1. Gemma dice:

    Hay una palabra preciosamente descriptiva que es “machiembrar”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>